Mostrando entradas con la etiqueta Desvaríos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Desvaríos. Mostrar todas las entradas

jueves, 13 de julio de 2017

De cuando uno amanece reprobable

Hay ocasiones en que basta la altura del tacón de mi zapato para causarme un vértigo que me convierte en el fantasma de mi esqueleto a cada zancada.


viernes, 30 de junio de 2017

De cuando volvemos a ponernos los harapos de Diógenes.

Para contrarrestar la alienación virtual que inunda de ruido blanco mi realidad cotidiana solo me queda realizar un drástico tirón de cable que me desconecte de por lo menos una de esas herramientas a las que se está conectado todo el día y así evitar que la intangibilidad binaria merme con su práctica intrusiva mi consciencia permitiéndome recuperar un poco de esa naturaleza de ente analógico.

lunes, 29 de mayo de 2017

De que todo es nada.

Memoria y consciencia se me hacen nudo,
recuerdo e idea, perro y gato que se disputan el objeto de mi pensamiento.
 
Siempre he creído que se es viejo cuando se recurre demasiado a los recuerdos.
El recuerdo ancla al pasado, el pensar proyecta hacia el futuro
(el presente desafortunadamente se conduce en piloto automático).
 
Por ello, en ocasiones dudo de la honestidad de la memoria por inconsciente
y de la consciencia por olvidadiza.
(Dios debió haberlas hecho a propósito envidiosas a las dos).
 
Pero ahora he recordado lo que deseaba decir antes de todo este devaneo epistemológico que me ha distraído:
Que en este terreno baldío de ignorancia que recorro a diario todo es paja mental.

jueves, 25 de mayo de 2017

Del camino de migajas que se deja.

La mayoría de las veces no creo que sea bueno decir todo lo que se piensa, sin embargo aquí dejo para quien ocupe, para los antropólogos del futuro, para los remordimientos del presente, para el Alzheimer que no hace sino repetirme.