Mostrando entradas con la etiqueta Karatazos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Karatazos. Mostrar todas las entradas

viernes, 11 de agosto de 2017

De cuando soy una hoja que se encuentra con un remolino de judo.



Soy una hoja que se desliza por el espacio bajo la fuerza de un viento gentil.
(brazos y muñecas relajados, dedos apretando fuertemente)

Hacia la izquierda y floto.
(el peso del cuerpo apoyado sobre los cojines del pie)

Hacia la derecha y floto.
(piernas no abiertas más allá de la altura de los hombros)

La ventisca me hace girar y me lleva en vals por uno y otro lado.
(pasos rectos, no cruzo piernas, quiero sonreír)

Pero de pronto el viento es otro, éste es violento.

Me sacude y caigo descompuesto.
(rompe la caída!)

El viento me golpea y caigo de nuevo
(rompe la caída! me regaña como se le hace a un necio)

Escucho a alguien decir “derríbalo”
(pienso en el “bárrelo” de karate kid)

Remolinos hostiles tiran de mí y caigo.
(el peso de 4 veces la fuerza gravitatoria me enclava al suelo, un rayo de dolor recorre una carretera entre la sien y los dientes, mi labio comienza a hincharse y busco sangre en mi boca, por un momento el niño en mí se pregunta la razón por la que me quieren hacer daño)

Nada importa, soy una hoja y las hojas gustan de volar, me levanto y doy gracias.